Antes que ARSAT-1, llegó Manolito

manolito

#EnLaVentana, ya te habíamos anticipado sobre el lanzamiento de los satélites ARSAT. Pero el pasado jueves 21 de noviembre, la Argentina puso en órbita su segundo nanosatélite con tecnología nacional, el cual tiene fines educativos. “Manolito” (o CubeBug-2, su nombre técnico) fue lanzado a las 4.30 (hora argentina) desde una plataforma en Rusia, y en su primer día en el espacio ya había dado más de cinco vueltas a la Tierra.
El sucesor del “Capitán Beto” pesa casi 2 kilos, porta una cámara de 20 megapíxeles para obtener fotografías del planeta, además de un GPS desarrollado en el país, y una carga para que los radioaficionados puedan localizarlo y dejarle mensajes.
El mismo día de su puesta en órbita, voceros del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCYT) anunciaron que “las primeras pruebas con los paquetes de datos  indican que todo funciona bien y en la forma prevista”.

“Manolito” -así como su antecesor, “El Capitán Beto“- , forma parte de una plataforma tecnológica financiada en parte por el Ministerio, mediante una inversión de 10 millones de pesos, junto a INVAP e inversores privados. En su desarrollo trabajaron 18 personas. Su construcción implicó: 70.000 dólares en componentes (80% de ellos de industria nacional), 130.000 dolares en lanzamiento y un presupuesto aún mayor para el desarrollo de ingeniería y la generación de la plataforma.
Está estipulado que “Manolito” navegue a unos 600 kilómetros de la Tierra, a la que rodeará por el Polo cada hora y media, a una velocidad  de 27.000 kilómetros por hora.
Como mencionábamos anteriormente, más del ochenta por ciento de los componentes con los que está fabricado son nacionales: el GPS (desarrollado por Satellogic) , los paneles solares (desarrollados por la Comisión Nacional de Energía Atómica) y la computadora de a bordo.
Además el satélite cuenta con aparatos integrados que contienen sensores remotos, electrónica de punta, hardware especial, y personal en tierra capacitado para controlar el funcionamiento de los aparatos y aplicaciones en forma remota.

Es necesario destacar que tanto este modelo (cuyas ideas se incubaron en el laboratorio de Bariloche), como “Capitán Beto” tienen disponible su código fuente de diseño  en el sitio Github, donde además encontrarán un instructivo para replicarlo.
La información transmitida por este nuevo nanosatélite argentino será monitoreada desde dos estaciones terrestres ubicadas en las localidades de Bariloche y  Tortuguitas.

Acerca de charbus
Animal multimedia, multitasking, entrepreneur y dialoguista. A favor de los desafios, pero si lo hacemos lo hacemos bien. Fan de casi todo.

2 Responses to Antes que ARSAT-1, llegó Manolito

  1. Pingback: “Buitres vs. Satélites Nacionales” | La Ventana

  2. Pingback: ¡Más satélites argentinos en camino! | La Ventana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: