La velocidad como leitmotiv

Sebastian_Vettel_2010_Britain

Bastaron tan sólo unas cuantas vueltas al circuito de Kerpen, Alemania, para que Michael Schumacher, por aquel entonces bicampeón mundial de la Formula 1, se decidiera a hablar con los padres del genio. Era una tarde lluviosa y el pequeño solicitó especialmente que dejaran de todas formas los neumáticos para pista seca, porque quería ir más rápido, un patrón de conducta que lo acompañaría siempre.

Aquella tarde, promediando 1997 y con tan sólo 11 años, Sebastian Vettel dio una lección de manejo en su karting de la que Schumacher no pudo desentenderse. Automáticamente le dio su bendición a los padres del joven; “apoyenlo, tiene un gran futuro”.

Pasaron 16 años y la actualidad lo encuentra a los 26 con cuatro títulos mundiales consecutivos en la Fórmula 1 (igualando a Alain Prost y a tan sólo uno de Frangio), 36 triunfos, 43 pole positions y 59 podios, todo esto en tan sólo 117 carreras y 6 temporadas; un auténtico animal de la velocidad. Para poner las cosas en perspectiva, a su edad Alain Prost ganaba su primera carrera.

Su manejo se ha perfeccionado con el paso de los años, convirtiéndolo en un maquina de reventar récords; uno tras otro van cayendo. Piloto más joven de la historia en ganar una carrera y, luego, en alzarse con el campeonato. También fue el más joven en subirse a un podio y con sus cuatro títulos consecutivos repitió la hazaña de Juan Manuel Fangio y de su ídolo, Michael Schumacher.

Definitivamente el joven maravilla ha sabido transformarse en un arma letal al mando de su Red Bull. Todo en una actualidad furiosa para la Fórmula 1, donde desde hace años no había tanta competitividad: cinco campeones mundiales compitiendo en simultáneo (Alonso, Räikkönen, Hamilton, Button se suman al alemán) y tan sólo en 2013, cuatro escuderías diferentes han ganado al menos una vez (Lotus, Mercedes, Ferrar y claro, Red Bull). Todo esto le importó muy poco y faltando aún tres fechas, este año se coronó campeón de una manera inapelable.

En la historia de la Formula 1 pueden distinguirse claramente dos estilos de pilotos: los calculadores y pensantes, como Alain Prost por ejemplo, y aquellos que independientemente de la ventaja que saquen, siempre querrán dar una vuelta más rápida que la anterior sin medir consecuencias. Por estos últimos, se paga una entrada.

Sebastian Vettel se encuadra en el segundo grupo, y su pasión por ir más rápido nos trae los mejores recuerdos de Ayrton Senna, muy probablemente el mejor piloto que haya dado la categoría. Precisamente, el video adjunto debajo es una excelente comparación acerca de ambos pilotos, preparada por la televisión española. Son casi tres minutos marcados por un nivel de velocidad extremo sobre el trazado de Suzuka, Japón, donde sendos pilotos se consagraron.

Este domingo corren en Abu Dhabi y en nuestro raconto deportivo de #La Ventanaprobablemente debamos mencionar una nueva victoria de Sebastian, al mando de su Red Bull. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: