El día en que Argentina invadió California

Estampilla con la imagen de "La Argentina", embarcación de Bouchard.

Estampilla con la imagen de “La Argentina”, embarcación de Bouchard.

#EnLaVentana nos encanta traerte no solo las historias más interesantes de la agenda mediática, sino también detalles curiosos y relatos de las sombras informativas, escondidos en esos recovecos de la historia o simplemente apartados por no cumplir con la cuota de inmediatez o sensacionalismo.

En este caso te traemos un dato curioso que no muchos deben conocer acerca de la historia argentina y que pocos -o nadie- deben tener en cuenta a la hora de perorar contra el -cierto- imperialismo de América del Norte o de Europa occidental. Cuentan los libros que, durante la guerra de la independencia de Hispanoamérica, el francés capitán de corso Hipólito Bouchard dio la vuelta al mundo y, durante una peculiar cruzada por Hawaii, consiguió no solo el primer reconocimiento diplomático para la nación argentina que nacía, sino también la ocupación durante seis días del fuerte español en Monterrey, California.

En esa época, el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, Juan Martín de Pueyrredón, había permitido la existencia de “corsos” marítimos, con el objetivo de causarle el mayor daño posible a la corona española al tener circulando con la bandera argentina a todas las naves posibles. Muchas de las embarcaciones que pedían permisos para actuar como corsos rioplatenses resultaban ser piratas o busca recompensas. Entre las tripulaciones que se lanzaron a alta mar se destacan las de Bouchard en “La Argentina” y la de Guillermo Brown en la corbeta “Chacabuco”. Acá podés leer el reglamento completo para el corso.

Hipólito (o “Hipolyte”) consiguió el permiso Nro. 116 y zarpó en un periplo junto a su armador, Vicente Anastacio de Echevarría, que tendría su punto más alto con la toma del fuerte de Monterrey, en la Bahía de San Francisco, estado de California. Mirá el recorrido:

Recorrido de Hipoólito Bouchard a bordo de "La Argentina".

Recorrido de Hipólito Bouchard a bordo de “La Argentina” entre julio de 1817 y julio de 1819.

Sin bien el hecho de que la bandera argentina haya flameado durante varios días en las costas de California constituye un hito en la historia de nuestro país, el logro más valioso que se le atribuye a Hipólito Bouchard durante su vuelta al mundo fue el conseguir el primer reconocimiento internacional de la independencia de las provincias del Río de la Plata. Recordemos que el 9 de julio de 1816 fue declarada la independencia ante la corona española. De hecho, la política de tener embarcaciones girando por el globo tuvo mucho que ver con esa declaración y su sostenimiento.

La vuelta al mundo de Bouchard tuvo incidencias y combates en varios puntos del globo como Madagascar, Indonesia, Filipinas, California, México y otros puntos de Centroamérica. En las costas de Karakakowa, en el reino de Hawaii, Hipólito supo que el “Chacabuco”, otra corbeta del Río de la Plata, había visto a su tripulación amotinada para luego dejar la nave desarmada en el puerto de Karakakowa en manos de su emperador, Kamehameha I. Acto seguido, Bouchard quiso encontrar a los amotinados y recuperar la “Chacabuco”. Para ello, no queda claro si falsificó documentos para aparentar que había sido enviado por las Provincias Unidas del Río de la Plata o si realmente tenía papeles que se lo permitieran. Lo cierto es que el 20 de agosto de 1818 Bouchard logró el primer reconocimiento diplomático de la independencia del Río de la Plata al firmar un acuerdo mediante el cual Kamehameha I le devolvía, previa compensación económica, la corbeta “Chacabuco” al Directorio de Pueyrredón.

Kamehameha I.

Kamehameha I.

La gloria máxima llegaría más adelante. Gracias a un ataque planeado por el sargento de origen francés y al servicio argentino, Hipólito Bouchard, la bandera argentina flamearía durante seis días en las costas de Monterrey, en San Francisco, California, por ese entonces dominada por la corona española. El costo de ese ataque de noviembre de 1818 fue la anteriormente recuperada corbeta “Chacabuco”, enviada como primer acercamiento para anclar en las playas. La resistencia española estaba preparada para el embate y no tuvo mayores problemas contra la nave argentina. Sin embargo, Bouchard retomó la iniciativa y pudo vencer las defensar en un segundo ataque. La bandera argentina fue plantada en suelo hoy norteamericano durante seis días, el tiempo que duró el saqueo y la preparación para volver a zarpar.

En un cuento firmado por Osvaldo Soriano, el enorme escritor nacional citó a Bouchard en una declaración de angustia: “A los diecisiete tiros de la fortaleza tuve el dolor de ver arriar la bandera de la patria

El viaje de Bouchard terminó el 12 de julio de 1819 al llegar a Valparaíso, Chile. A partir de ahí, se uniría a la proeza sanmartiniana que liberaría Perú.

Acerca de Juan Manuel Fontán
Periodista, productor. Mi especializad es la radiofonía. Mi pasión son las historias. Gamer empedernido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: